Skip to content

Acerca de Safra

La empresa familiar Grupo Safra es altamente renombrada en la Banca Privada Global con una historia de  larga y exitosa trayectoria. Además de las compañías del Grupo J. Safra Sarasin; Banco Safra – Brasil y Safra National Bank New York - Estados Unidos, pertenecen al Grupo Safra. La participación de la familia Joseph Safra provee a las compañías del Grupo y a sus clientes una estabilidad y un enfoque constante a largo plazo. Todas las compañías del Grupo Safra están construidas sobre una base financiera sólida.
A Diciembre de 2015, el Grupo Safra ha agregado un capital accionario de aproximadamente USD 15.4 mil millones y activos bajo administración por USD 194 mil millones de dólares americanos.  Los bancos Safra están en más de 160 ubicaciones alrededor del mundo, y tiene más de 28,000 colaboradores.

Los orígenes bancarios de la Familia Safra

En el sector financiero, el pasado tiene una importancia inigualable determinando el presente y proporcionando garantías sólidas para el futuro.
Fue en el siglo 19 y las memorias de las campañas militares de Napoleón estaban aún frescas en la mente de los europeos. El mundo estaba tomando buen conocimiento de los efectos de la Revolución Industrial como la economía floreciente de Europa, el Mediterráneo y Norte América, todo gracias al invento más importante- motores a vapor y electricidad – y el movimiento de barcos, remolques y ahora ferrocarriles que transportó y vendió productos agrícolas y las mercancías más diversas.
El financiamiento para este movimiento comercial intenso vino de los banqueros, quienes un día se convertirían en leyendas. Familias como los Rothschilds en Europa, los Rockfeller más tarde en América y los Safras en el Medio Oriente, iniciaron un linaje de financieros, colocando los cimientos de operaciones bancarias modernas basadas en perfeccionamiento de comunicaciones y la creciente demanda de comercio entre ciudades.
Intenso en particular fue el intercambio de mercancías entre los puertos y ciudades de Europa, tales como Paris, Niza, Marsella, Madrid, Barcelona, Nápoles, Trieste, Génova y Venecia con ciudades como Alejandría, Atenas, Estambul, Beirut, Damasco, Alepo, Haifa, Tel Aviv y Jerusalén.  En esta región del Medio Oriente, miembros de una familia judía, conocida por una larga tradición de dedicación al financiamiento en oro, ganando a su vez el nombre árabe para el color del metal precioso: Safra.
Uno de los centros de comercio más grande era Aleppo, una ciudad al noroeste de Siria. Fue allí donde los comerciantes y los bienes del Este y Oeste convergieron. La ciudad fue también hogar de la Familia Safra, quienes con su vocación cosmopolita financiaron el comercio e intercambio de monedas de varios países diferentes en Asia, Europa y África, incluyendo el Imperio Otomano “para”, el “Zecchini” de Venecia y el “thaler” de Maria Teresa, así como metales preciosos como la plata y el oro principalmente. En Aleppo, Jacob Safra, el patriarca, fue conocido por su excepcional habilidad mental de calcular la conversión de varias monedas, así como financiar los costos para todos y cada uno de sus clientes.
A mediados del siglo 19, Safra Frères et Cie fue fundado en Aleppo, un banco que lleva el nombre de la familia de renombre. En poco tiempo la institución ganó fama y prestigio a través del Medio Oriente, construyendo una reputación sólida como financieros altamente selectivos. La gran expansión de Safra Frères et Cie impulsó la familia a abrir sucursales en Estambul, Alejandría y Beirut.
Más tarde, a la primera mitad del siglo 20, Beirut fue elegida a ser la sede del banco de Jacob Safra, fundado por el patriarca lo que más tarde sería otra generación de banqueros exitosos. Después de la Segunda Guerra Mundial, Jacob Safra expandió su negocio a Europa y luego a Latino América y Estados Unidos.
Su descendencia, de igual manera, adquirió importancia por su experiencia en banca, continuando la relación duradera con una comunidad de clientes. Hoy en día, muchos de los nietos de Jacob continúan la tradición familiar Safra en diversas áreas económicas a través de muchos países donde el banco prospera.